Cannabis cruda para una buena salud por Nat. Mariela Erazo

Existen gran cantidad de demostraciones sobre los beneficios para la salud de la cannabis, pero muy pocos hablan sobre los beneficios para la salud del consumo en crudo. El Dr. William Courtney, miembro de la Sociedad internacional de la investigación de cannabinoides y la Sociedad Clínica del Cannabis, entre otras, la menciona como un ingrediente dietético esencial, es decir un super alimentoLas razones que entrega el Dr Courtney para considerar al cannabis como un superalimento son las siguientes:

Se pueden aprovechar al máximo las propiedades terapéuticas de la cannabis mediante la ingestión. El cannabis crudo activa el sistema endocannabinoide del cerebro de forma más eficaz, lo que a su vez desencadena la liberación de antioxidantes. Estos antioxidantes eliminan eficazmente las células dañadas del cuerpo, por lo que el consumo en crudo hace que las células del cuerpo sean más eficientes.

Al consumir cannabis cruda estamos incorporando a nuestro cuerpo cannabinoides en su estado natural, Los cannabinoides presentes en mayor cantidad y más estudiados son el THC y el CBD, que en las plantas se encuentran en su forma inactiva o ácida, como THCA y el CBDA , cada uno con diferentes estructuras químicas y efectos. La investigación preclínica sugiere que THCA potencialmente tiene efectos antiproliferativos y antiespasmódicos.

También se ha descubierto que en su forma ácida desencadena cierto receptor celular llamado TRPA1, que desempeña un papel importante en la regulación del dolor y la inflamación relacionadas con el sistema nervioso. La forma inactiva a ácida del cannabidiol, que se está investigando como un nuevo tratamiento potencial para la epilepsia, también ha mostrado un potencial similar. 

Los primeros resultados han demostrado que el CBDA se conecta con los mismos receptores celulares que algunos medicamentos antiinflamatorios. También interactúa con el receptor TRPA1, lo que le habilita para combatir el dolor. 

En las hojas encontramos gran presencia de clorofila, esta tiene la capacidad de rejuvenecer el cuerpo, a nivel celular. Con su estructura similar a la de la hemoglobina, la clorofila tiene muchos beneficios, como prevenir el daño del ADN, promueve la limpieza o desintoxicación general del cuerpo, estimula la curación, trata la inflamación, mejora la absorción del contenido de hierro, etc. Al igual que otras plantas de hojas verdes, las hojas de cannabis contienen una variedad de vitaminas y minerales como: Folato (esencial para la reparación del ADN), Hierro (esencial para mover el oxígeno a través de la sangre), Calcio (esencial para tener huesos fuertes), Vitamina C (esencial para la función inmune), Vitamina K (esencial para la coagulación de la sangre y la absorción de calcio)

Las hojas, tallos, flores y semillas tienen un gran contenido de fibra, el consumo de alimentos ricos en esta son esenciales para mantener una digestión adecuada y para cultivar una microbiota saludable en el tracto digestivo. 

Diversas investigaciones están descubriendo que el cuidado del ecosistema interno es vital para la función inmune y la salud mental. Resulta esencial consumir alimentos ricos en fibra para mantener la microbiota equilibrada, ya que estos organismos son esenciales para la supervivencia humana porque sintetizan nutrientes y neurotransmisores cuya ausencia provoca ansiedad y depresión. 

En las flores se encuentran gran cantidad de terpenos, estos son moléculas aromáticas que se encuentran en las resinas vegetales, como el linalool y el limoneno, presentes en diferentes cepas de cannabis los cuales tienen propiedades relajantes, inductoras del sueño y anticonvulsivas, proporcionando una sensación de calma. Muchos terpenos y cannabinoides tienen puntos de ebullición dentro de un rango similar y al calentar la materia vegetal se pueden quemar gran parte de estos valiosos componentes aromáticos. 

Con el cannabis crudo, este problema se evita por completo, lo que permite consumir todos los terpenos y ácidos cannabinoides presentes en las plantas, aprovechando por completo sus beneficios. Las coloraciones roja, púrpura y azul intenso significan que una planta o flor de cannabis está llena de compuestos flavonoides llamados antocianinas. Estos coloridos compuestos son potentes antioxidantes, que protegen contra el daño del ADN, también regulan la respuesta inmune e incluso pueden ayudar a mejorar la visión en dosis concentradas. 

Las semillas de cannabis tienen una composición nutricional muy buena. Contiene ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico omega 6, el alfa linolénico omega 3 o el ácido gamma linolénico entre otros. Además los ácidos grasos omega 6 y omega 3 se encuentran en la proporción 3 a 1 que es la recomendada para el consumo humano. Estos ácidos grasos han demostrado su efecto beneficioso en el tratamiento de enfermedades inflamatorias, y su efecto reductor del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.

Cabe mencionar que comer cannabis crudo no tiene efecto psicoactivo, ya que el THCa no se ha convertido en THC a través de un proceso de descarboxilación.Es importante recordar que es necesario consumir las hojas y flores frescas, directamente de las plantas de cannabis para poder incorporar todos los nutrientes y beneficios en el estado natural. El cannabis crudo todavía contiene todos los terpenoides, flavonoides y alcaloides vegetales que de otro modo se habrían perdido durante el calentamiento o el secado.

Preparaciones

-Smoothie: mezclar la hierba fresca con frutas, verduras, un poco de agua y hielo es una buena y deliciosa idea para incorporar todas las propiedades de la cannabis cruda.

-Ensalada: cortar finamente las flores y hojas, agregarlas sobre una ensalada fresca de su preferencia, aderezar con vinagreta revolver y disfrutar esta rica y saludable preparación con cannabis cruda. Se puede concluir que la planta de cannabis es abundante en componentes que ayudan a nutrir y beneficiar nuestro cuerpo, como por ejemplo antioxidantes, vitaminas, fibra, minerales, ácidos grasos esenciales, terpenos y cannabinoides. El consumo en crudo de la planta es una de las mejores maneras de incorporar estos nutrientes a nuestro organismo, ya que sometidas al calor la mayoría se degrada, otro punto maravilloso es que de cada parte de la planta de cannabis se pueden obtener diferentes beneficios nutricionales y terapéuticos, sumado al delicioso sabor que le brinda a las diferentes preparaciones